Esta modalidad al igual que la anteriormente mencionada, requiera amplios conocimientos de hidráulica.

Las dificultades en estas tuberías son, el gran diámetro, la imposibilidad acotar y de cortar el suministro.

Como opciones eficiente están el Smart ball, desarrollado hace más de 20 años y que funciona viajando dentro de la tubería impulsado por el propio flujo y realizado mediciones de sonido, posteriormente se saca  de la tubería y se descarga todo la información registrada durante el recorrido, indicando longitud y valores y frecuencias de sonido.

Se trata de un sistema muy fiable y exacto pero también con riesgo de perder el dispositivo dentro de la tubería, con riesgo de obstrucción de válvulas etc. y riesgo de contaminación del agua, si se tritura por el cierre de alguna de ellas. También resulta compleja la preparación para introducir el dispositivo y para el rescate.

 

Como segunda opción esta el sistema Sahara, que igualmente esta basado en la escucha del sonido desde el interior de la tubería. La diferencia con el Smart ball es que este dispositivo lleva un cable conectado al exterior que controla la velocidad y proporciona los datos en tiempo real.

Igualmente proporciona una información fiable y exacta, pero el montaje es bastante aparatoso.